¿Son rentables las ventanas de PVC?

Seguro que alguna vez te has preguntado si las ventanas de PVC tienen realmente tantas ventajas frente a las de aluminio como se comenta. ¿Merece la pena decantarse por este material? ¿Qué diferencias existen con materiales como la madera o el aluminio?

El PVC es un policloruro de vinilo, un polímero termoplástico muy resistente, inventado por químicos ingleses. Ya en los años 30 se dieron cuenta que a alta temperatura y presión, el gas etileno podía convertirse en un material llamado polietileno (PE). Fue a mitad del siglo pasado cuando sustituyeron en el etileno un átomo de hidrógeno por uno de cloruro, surgiendo así el PVC.

ventana-pvc

PVC en las ventanas: aislamiento y otras ventajas

Uno de los atributos más conocidos del PVC es su utilidad como aislante por partida doble: aísla la temperatura y la electricidad.

La faceta como aislante térmico hace que este polímero se vuelva especialmente interesante para utilizarlo en las ventanas. De esta forma, en el interior de las casas se mantiene mejor el calor durante el invierno y el fresco durante el verano, con el ahorro energético y económico que esto supone. En este sentido, el aluminio pierde muchos puntos frente al PVC, ya que es un material conductor que además favorece la condensación creando humedad.

Como aislante eléctrico, el policloruro de vinilo es un material muy requerido para aislar cables, aunque esto puede resultar secundario en las ventanas.

Otra de las ventajas destacadas del PVC es su gran resistencia a los impactos y abrasiones. Por un lado, las ventanas de este tipo se mantienen en buen estado durante mucho más tiempo que las de aluminio o madera, materiales mucho más vulnerables a los golpes y a las agresiones del ambiente. Las ventanas de PVC pueden durar más de 60 años, por eso este polímero también se usa mucho en tuberías y construcciones de edificios.

Por otro lado, el PVC es ignífugo: no se incendia así como así y, si lo hace, deja de arder en cuanto desaparece la fuente de calor. Esto sucede gracias a la presencia de cloro en su composición. Es otra ventaja clara de este tipo de ventanas frente a las de madera o aluminio, tan utilizados en España.

En el centro y el norte de Europa las ventanas de PVC llevan utilizándose desde hace décadas; la principal razón es la necesidad de aislamiento en el hogar por las bajas temperaturas, aunque también influye su bajo peso y el hecho de que pueda reciclarse.

En definitiva, las ventanas de policloruro de vinilo son rentables por múltiples motivos. Es un material que no tiene costes de mantenimiento, es barato y fácil de instalar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *