Hay seguros de hogar y vida que desgravan en la declaración de la renta

Es necesario que estén vinculados a un préstamo hipotecario

Los seguros de hogar y vida pueden ser unos buenos aliados, no sólo por la protección y cobertura que aportan, sino porque en muchos casos pueden ayudar desgravar en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Como el borrador está disponible en el portal de la Agencia Tributaria desde el martes 1 de abril y se acerca el plazo para presentarlo, es hora de tener claro qué cuestiones desgravan y cuáles no.

En el caso de los seguros de hogar y de vida la respuesta es sí, desgravan, pero con condiciones. Para que se puedan deducir sus importes, deben estar vinculados a un préstamo hipotecario de la vivienda habitual, es decir, estos seguros desgravan si se contrataron cuando se firmó la hipoteca para la compra o la rehabilitación del hogar, por lo que no todos ellos se pueden presentar en la declaración de la renta para desgravar.

irpf1Así, si las condiciones que se pactaron y firmaron con la entidad bancaria a la hora de negociar la concesión de la financiación para comprar o reformar la vivienda exigen tener un seguro del hogar y se concretan en la escritura de la casa, se podrá deducir en la declaración del IRPF. Si no existe tal acuerdo con el prestamista, sólo se deducirá la parte de la prima que corresponda a la cobertura de los riesgos obligatorios.

La parte de la prima que se abona y los riesgos que cubre el seguro deben estar desglosados por parte de la aseguradora, de forma que se pueda determinar el coste que desgrava. “La prima satisfecha a un seguro de daños que cubra exclusivamente los riesgos de incendio y daños a los bienes en relación con el bien sobre el que se sustituya la garantía hipotecaria formará parte de la base de la deducción por inversión en vivienda”, afirma la Dirección General de Tributos.

En una consulta vinculante a dicho organismo añade que otros seguros, como el de vida o de hogar, como no son obligatorios, “no cabe entender que el importe de las primas satisfechas por ellos sean consideradas gasto a efectos de deducción”. Pero aclara que en los casos en los que haya hecho falta la ayuda de financiación ajena, “se admite la inclusión de un seguro de vida o de hogar entre los gastos de financiación cuando la contratación de tal seguro figure entre las condiciones del prestamista”.

De esta forma, si estás entre los que la entidad bancaria le exigió la contratación de un seguro de vida u hogar entre las condiciones para concederle el préstamo para adquirir una casa, en este caso, estás de enhorabuena. En la declaración del IRPF de 2013 que se avecina podrás hacer uso de ellos para desgravártelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *