Segundo paquete de ayuda a Grecia: se aprueban nuevos recortes

Más recortes en Grecia

Más recortes en Grecia.

Hace tiempo que no hacíamos aparición en el espectro de las noticias relacionadas con la economía. Para qué; hasta que la situación no comience a cambiar, seguiremos sumidos en esta espiral de histerismo mediático que lo único que logra es someternos a la fatalidad, acercarnos cada día un poco más a la depresión crónica. Y, la verdad, las finanzas por muy destrozadas que estén no valen más que nuestras vidas.

Grecia se remata

Vivimos en un continente en el que la clase política dominante se muestra ineficaz a la hora de reencauzar a la economía; en uno en el que los países, salvo Finlandia, han  mostrado una complacencia asquerosa frente al abuso de la banca y de los especuladores, que han revelado su rostro más voraz al pueblo que se ve oblogado a pagar la cuenta de la farra de otros.

Ahora se supone que debemos alegrarnos debido al acuerdo al que por fin llegaron los dirigentes griegos en torno a las condiciones para recibir un segundo paquete de rescate a su economía, unos 130 mil millones de euros. El Eurogrupo está satisfecho. Pero, claro, los ciudadanos griegos no.

¿De qué se tratan estas medidas? En pocas palabras, recortes, que parece que es lo único que saben hacer los que encabezan esas grandes instituciones que dirigen la economía mundial. Lo que se le ha exigido ahora a Atenas es una rebaja del 20% en las pensiones, del 22% en el salario mínimo que es de 750 euros y el despido de 15.000 empleados públicos.

Por supuesto, las bolsas han reaccionado bien a este nuevo atraco a los ciudadanos de Grecia perpetrado por los poderosos del continente. El Ibex 35 en este momento experimenta un alza de 0.77% y se sitúa por encima de los 8.894 puntos y el Dax alemán lo hace en un 0.76%.

Así están las cosas. Vale que hay que ser austeros, pero sin créditos para las PYMES y sin medidas que estimulen el consumo, nos encaminamos a un infierno aún mayor. Merkel y Sarkozy serán recordados por todo este desastre.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *