Acerca de cabreo y de la rentabilidad del bono español

Rentabilidad del bono español

Rentabilidad del bono español.

Seré sincero: preferiría escribir sobre cualquier otra cosa antes que hacerme eco por enésima vez de los “temores del mercado” (como si hablásemos de un adolescente con traumas), de la prima de riesgo y de la necesidad de salvar a los mafiosos que dirigen la banca. Las grandes instituciones europeas y las agencias de calificación –sólo por nombrar algunas- prefieren embargar el alma de sus madres antes que dejar caer a sus amigotes y compinches, los mismos que financian cada campaña electoral. Ya estoy harto.

La rentabilidad del bono

No veo la sorpresa. Todos sabemos que los especuladores no se detendrán hasta que el euro caiga –muchos incluso han hecho apuestas al respecto- y que lo próximo es acosar a Grecia y a Italia sin perder de vista a la banca española, al menos hasta que las autoridades continentales expongan las condiciones que se aplicarán al préstamo. Estamos rodeados de porquería.

Ahora resulta que el la rentabilidad del bono español a 10 años ha llegado al 6.78%, una cifra que no se registraba desde 1997 y que ha puesto a al economía del país otra vez en el bando de las naciones poco fiables. La bolsa ha resentido el golpe (0.7% de baja) y la prima de riesgo también, posicionándose por sobre los 540 puntos. Las señales no son positivas porque más allá de que no hay descanso para nuestra economía, los ciudadanos desconfían cada vez más de los políticos y de las instituciones continentales.

Las consecuencias de este proceso son variadas e impredecibles a nivel social. El poder financiero espera que nos sigamos comportando como ovejas, como lacayos obedientes igual como lo hicieron los antiguos esclavos en las colonias de ultramar, pero la cosa va por otro lado. En Grecia el partido que representa al neo nazismo obtuvo una amplia votación que amenaza con transformarse en un factor decisivo en las próximas elecciones. Para qué hablar de Francia o Irlanda; el costo que está pagando la población por proteger a quienes se han robado el dinero es demasiado alto como para alguien no se decida a poner bombas en Bruselas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *