Advierten sobre la inminencia de una recesión en Europa

Recesión en Europa

Recesión en Europa.

Hace meses que se habla de un riesgo de recesión real al interior de la zona euro, un escenario que nadie desea pero que inevitablemente ha estado en las proyecciones de los analistas y expertos en economía de todo el mundo. Ahora, cuando presenciamos hasta dónde nos puede llevar la crisis de deuda, las certezas acerca de un estancamiento en Europa cobran nueva fuerza gracias al Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

La recesión

Este organismo independiente que representa a unos 400 bancos a lo largo de todo el planeta, ha hablado hoy y lo ha hecho para advertirnos que la recesión se ha transformado en algo más que una posibilidad. Según sus estimaciones, las cosas han empeorado de tal manera que es casi seguro que durante 2012 la economía del continente se contraiga un 1%.

Según en el informe que se dio a conocer hace algunas horas, se nos viene encima una recesión que provocará más déficit de presupuestos y minará aún más la poca fortaleza de los activos financieros que existen al interior de la zona euro. También se asegura que las pocas líneas de crédito disponible unidas a los ajustes fiscales que se han llevado a cabo en toda Europa, provocarán una contracción de 2% durante el último trimestre del presente año.

El Instituto de Finanzas Internacionales ha dicho también que algunas de las medidas que se han tomado, como las destinadas a salvar el cuello del Ejecutivo de Grecia, están causando perjuicios en otras economías periféricas  ya que los inversores se han alejado de ellas y los bancos han debido aumentar sus ratios de capital. Así no hay corazón que aguante. La recesión está a la  vuelta de la esquina, pero aún no es un hecho inevitable.

Parte de la esperanzas para superar este mal trago radica en la demanda de las economías emergentes, que no han sufrido los embates de esta crisis y que pueden ayudar a mover la sangre del consumo y la producción. Sin embargo, la banca parece estar contaminada a tal nivel que no sorprendería a nadie que comenzase a contagiar a otros países fuera de los límites de Europa.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *