Recesión en España: ¡el dolor, el dolor!

Nunca deja de impresionar el desfase que existe entre lo cotidiano, entre los problemas del día a día, y su reconocimiento por parte del poder civil y económico, siempre reacios a admitir que las cosas no son siempre favorables a sus intereses.

No importa cuán mal lo estén pasando las personas ni las alarmas que lleguen desde los sectores sociales (por muy mal que lo oficial, entendido como oficialismo, como grupo que ejerce el poder, se lleve con parte de esos sectores), nada será admitido hasta que las cifras les revienten en la cara.

De recesión, cifras y ceguera

Entretanto las señales se minimizan, se levantan acusaciones de alarmismo, se niega lo que para la calle es evidente y, en ese ejercicio típico de la política mezquina de nuestros tiempos, se menosprecia la situación por la que atraviesan millones de ciudadanos en paro.

Pasaron demasiados meses para que el gobierno reconociera que España se hundía en una crisis económica que desde hace rato apretaba la garganta de las personas. Y como las costumbres son difíciles de quitar, los encargados de la economía del país anunciaban hace algunas semanas con el estilo cansino que los caracteriza, lo que ha nadie iba a sorprender: la recesión se venía.

Este amago de anuncio ahora se hace oficial. Según el Banco de España “la economía española experimentó una continua pérdida de impulso”, reflejada en una caída del índice interanual del PIB del 0.8% y el descenso de la demanda interna interanual (2,4%) gracias a su paupérrimo avance promedio de 0,4%, entre otras razones.

El crecimiento del PIB español durante 2008 fue de 1,1%. ¿Qué significa eso? Pues un evidente retroceso en comparación con 2007 que cerró sus meses en 3,7%. El consumo casi se mantuvo estático durante el segundo semestre del año, lo que ha dado la estocada a los sectores industrial y de la construcción.

Los empleos se fueron al suelo en un 0,5%, dejando atrás la cifra de 2007: 3,1% de aumento. Tiempos que tardarán en volver. La inflación marcó su cifra promedio en 4,1% de IPC en España. La del año anterior fue de 2,8%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *