Del Impuesto sobre sociedades, las pymes y las grandes empresas

Pymes, empresas e Impuestos sobre sociedades

Pymes, empresas e Impuestos sobre sociedades.

Las pymes tienen muchos motivos para quejarse, no sólo por la batalla constante que significa para ellos el conseguir algo parecido a un crédito de parte de los bancos, sino por lo difícil que el Estado se los pone para operar.

Pymes, las grandes empresas y los impuestos

Los últimos estudios efectuados ponen en entredicho a una de las principales características del Impuesto sobre sociedades: su naturaleza progresiva. La explicación radicaría en la realidad que muestran los beneficios fiscales. La economía es una disciplina complicada y enrevesada.

Según los expertos, dentro de la economía española se produce un fenómeno contradictorio: a pesar de que las grandes empresas se someten a un gravamen nominal de 30%, pagan impuestos a un tipo efectivo de 20,2%; por el contrario, las pymes tributan a un 22,9%, cifra cercana a la de su tipo nominal (25%).

Este comportamiento se debe en parte a que las empresas pertenecientes al listado del Ibex, por ejemplo, pueden utilizar para sus negocios una tarifa de impuestos menor a la que emplea una pyme. Las deducciones impositivas a las que estas últimas acceden, redundan en que paguen tributos tres puntos por encima del de las empresas de mayor tamaño.

Los especialistas en economía han comparado la facturación de las grandes empresas con la de las pymes y han establecido que las primeras pagan un tipo menor que las segundas. Así de claro.