Pánico y locura en España

España y la especulación

España y la especulación.

¿Acaso creéis que una persona cuerda puede tener ganas de leer día tras días las infinitas y redundantes noticias que hasta al hastío hablan sobre la crisis económica?
Pues no, nos hallamos en un punto de inflexión, en un punto de no retorno en el que la salud mental de todos los que vivimos en este país se encuentra en riesgo. La economía se ha transformado en una maldición invocada por la banca, sector que a estas alturas es el paradigma de la avaricia y de la irresponsabilidad.

La economía ahora se trata de inspirar miedo

Me he cansado de estar pagando las consecuencias de las acciones de otros que, por cierto, continúan viviendo en sus palacetes de siempre y que nos exigen una vida “más austera” cuando ellos tienen las manos llenas de dulce polvo que deja el robo de cuello y corbata. Me he cansado de todo ese cinismo, me he cansado de este Ejecutivo comandado por un presidente de Gobierno que no habla, que no es capaz de explicar, que se aísla y espera como una rata agazapada la mejor oportunidad para morder.

La economía de España está acorralada por los especuladores, por la inercia y por la dictadura de Ángela Merkel, lejos lo peor que podría pasarle al continente. Las últimas noticias nos dicen que la prima de riesgo ha subido por sobre los 490 puntos, todo gracias a las dudas con respecto al estado de las finanzas reales de los bancos españoles y a la posible salida de Grecia del euro.

Estas dos excusas –como siempre- están posibilitando que los especuladores vinculados a los fondos de inversión se llenen los bolsillos como si estuviesen enfermos de ambición. Y nadie hace nada contra ellos; tienen demasiado poder y muchos les deben demasiados favores. Así es la economía dominada por los criminales bursátiles, todo un lodazal lleno de puercos esperando quedar en desbandada.

Un comentario en “Pánico y locura en España

  1. Teresa
    14 mayo, 2012 at 17:54

    De lo más inteligente que he leído en las últimas semanas.
    Estamos cansados y tenemos muy claro el origen de todo esto y el futuro que nos espera. Pero se empeñan en tratar al ciudadano como un estúpido…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *