Cómo escoger el préstamo personal adecuado

prestamos personalesUn préstamo personal es un producto ofertado por distintas entidades financieras, en virtud del cual el cliente recibe una determinada cantidad de dinero, nunca muy excesiva, con la condición de devolverlo con los intereses establecidos y en los plazos acordados. Se le denomina “personal”, porque el banco no exige mayores avales que los propios de la persona, considerando sus bienes presentes y futuros para decidir si concederlo o no.

Préstamos personales: características

 

El interés puede ser fijo o variable, es decir, puede permanecer inalterable durante la vida del préstamo, o puede variar en función de algún índice. En cuanto a los plazos, lo normal es ir pagando cuotas periódicas, pero también existe la posibilidad de pagarlo todo al final, el capital y el total de los intereses.

La utilización de estos créditos personales suele ir encaminada hacia la compra de algún producto o servicio de gran valor, que no puede ser pagado al contado ni a plazos con recursos propios, por eso se acude en muchas ocasiones a estos productos financieros. Estos objetos pueden ser coches, motos, viajes, másteres académicos, reformas en el hogar, equipamiento del hogar, etc.

Aparte de satisfacer las necesidades que cubren los bienes o productos adquiridos, los créditos personales son una buena fuente de financiación ya que son fáciles de tramitar. De esta manera, se conseguirá tener el dinero de manera efectiva en muy poco tiempo, algo muy útil si lo que se procura es llenar un vacío de liquidez.

Por otro lado, hay unas cuantas cosas a tener en cuenta con estos productos cuando se valora adquirirlos. En primer lugar, se debe ser siempre prudente con la cantidad solicitada y no caer en la tentación del dinero fácil porque se va a tener que devolver en los plazos establecidos de manera inexorable. A los intereses pactados, hay que sumarle el montante de las distintas comisiones que va a cobrar el banco o la caja de ahorros, ya que en muchos casos supondrá un factor desequilibrante a la hora de decidir por una entidad u otra.

Asimismo, se debe valorar el hecho de que muchas entidades financieras establecen como requisito indispensable para la concesión del préstamo personal la contratación de otros productos como seguros, domicilio de nómina o de facturas. Por todo esto se debe calcular el coste implícito de estos nuevos servicios, ya que puede llegar a no ser recomendable la posibilidad de financiación externa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *