Las pensiones y su eventual congelación

Pensiones al congelador

Pensiones al congelador.

A estas alturas está claro que la credibilidad del presidente del Gobierno tiene la solidez de un castillo de arena. Está bien, la situación no era la mejor cuando recibió el mando del país, por lo que se hicieron necesarias decisiones que a nadie le gustan. Sin embargo, desde que Mariano Rajoy se sentó en La Moncloa por primera vez como presidente, la austeridad, los recortes y el secretismo que ha instaurado como credo oficial, han servido para poco.

Pensiones congeladas

Después de que cada una de sus promesas electorales quedaran en nada, su último fortín de dignidad, mantener la integridad de las pensiones de los jubilados, corre el riesgo de quedar en letra muerta. Por supuesto, sería algo que a nadie sorprendería considerando que desde hace mucho el presidente nos intenta convencer de que en realidad él toma las decisiones, cuando todos sabemos que la economía española está intervenida por los tiburones enviado por los marqueses que gobiernan el continente desde Bruselas y Berlín.

Los trascendidos de las últimas horas apuntan a que una decisión en torno a los pensionistas y su dinero será tomada dentro de poco, impulsada por la presión de la Unión Europea y por todos quienes tienen algún interés por inmovilizara hasta la inanición a nuestro país. Se especula que la idea es congelar las pensiones con el objetivo de ahorrar 4.000 millones de euros.

De esta manera, el reajuste habitual basado en los movimientos de la inflación que se realiza sobre el dinero de los pensionistas no se llevaría a cabo. Agradezcámoslo a las autoridades de la Unión Europea. Otra de las “sorpresas” a las que ya nos tiene acostumbrados el oficialismo, viene dada por el casi confirmado retraso de la edad de jubilación, que pasaría de 65 años a 67.

Se espera que los inversores reaccionen de manera positiva cuando el Ejecutivo dé a conocer las medidas y que esto se refleje en la prima de riesgo y en los intereses que hasta el momento estamos pagando por colocar nuestra deuda en el mercado.

 

Fuente: agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *