¿Moto nueva o de segunda mano?

f

Muchos motoristas se preguntan cuál es la mejor opción a la hora de la comprar una moto: ¿acudir a una marca de un concesionario para adquirir una nueva o dirigirse a un particular para acceder a una de segunda mano?

Como en casi todo, no existe una respuesta concreta y cerrada. Todo dependerá del uso que te plantees dar a la moto y de tus aspiraciones al respecto. Vamos a repasar las ventajas y desventajas de ambas opciones para que puedas tomar una decisión que se adapte a tus necesidades y posibilidades.

 

Motos nuevas

Ventajas:

Comencemos por lo más evidente. Una moto nueva siempre te va a dar más garantías en lo que a seguridad y confort se refiere. Lo más probable es que no pises un taller durante los primeros años y, si es así, lo lógico es que disfrutes de la garantía obligatoria.

 

Desventajas

Como es de suponer, suele ser el precio es más elevado que el de una motocicleta de segunda mano: en la mayoría de los casos supone un desembolso de más del doble de dinero, llegando a triplicarse el precio en algunos casos con respecto a las de segunda mano. A pesar de esto, recuerda que siempre podrás venderla recuperando parte de lo invertido.

 

Si vas a financiar el pago de tu moto, asegúrate de que te expliquen con claridad los conceptos y el precio final del vehículo.

 

Si sufres cualquier incidente, la moto puede sufrir daños, algunos irreparables. Por esta razón -y sobre todo por seguridad- es recomendable tener un buen seguro de moto.

 

Motos de segunda mano

Ventajas:

Como ya hemos comentado, el precio se puede encontrar rebajado hasta más de la mitad que en el mercado de primera mano. Por 3.000 euros puedes encontrar modelos muy buenos.

En este caso, si la motocicleta sufre algún daño no te apenarás tanto como lo harías si fuese nueva.

Desventajas:

En la mayoría de los casos, es difícil predecir los problemas que tendrá que afrontar tu moto en el taller. Es difícil controlar el dinero que tendrás que invertir después de la compra en averías e imprevistos. Se trata, sin duda, de la opción más arriesgada.

 

Para evitar sustos, sigue los consejos para comprar una moto de segunda mano. Prueba el vehículo antes de comprarlo para ver si consume mucho combustible, y mira bien si las gomas, el kit de transmisión y el resto de elementos están en buen estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *