Merkel y Sarkozy se reunen en Francia

Merkel y Sarkozy

Merkel y Sarkozy.

Hablando con honestidad, todo esto de la crisis de deuda y los peligros de una nueva recesión me tiene hasta las narices. La evidente avaricia de los mercados, de los banqueros e inversores, además de la clara injusticia que resulta del hecho que quienes provocaron la crisis no se hagan cargo de las consecuencias de su irresponsabilidad, ha agotado la paciencia de muchos de nosotros.

Merkel y Sarkozy

Tampoco se puede esperar un acto de justicia por parte de los Gobiernos de Europa, un simple gesto, nada. Prefieren cuidar de los banqueros antes que proteger a sus pueblos. El continente está manejado por una tropa de cínicos y los dos que más poder tienen en el continente se reunirán hoy en París para, probablemente, continuar con sus erráticas políticas.

Angela Merkel y Nicolás Sarkozy se verán las caras para decidir acerca de la crisis de deuda que ya está tocando las puertas de Francia y sobre las medidas para lograr que el euro recobre su esplendor perdido, incluyendo la posibilidad de crear un eurobono, aunque a la Canciller alemana esta idea no la emociona demasiado.

Otros puntos que posiblemente se discutirán son la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera -cosa que a banqueros y a expertos en inversiones los entusiasma en demasía- y la creación de un Fondo Monetario Europeo destinado a dar estabilidad económica al continente.

Sin embargo, el dato del PIB alemán para el segundo trimestre conocido hoy (0.1%) no ha dejado contentos a banqueros, inversores y expertos en economía. Se esperaba más (0,5%) pero la realidad ha dicho lo contrario. A ver lo que sale de la reunión de hoy.

Un comentario en “Merkel y Sarkozy se reunen en Francia

  1. 16 agosto, 2011 at 11:12

    no se ha salido aún de la misma crisis del 2008, al menos en Europa, sin autoridad financiera y fiscal única va ser difícil poner remedio cierto al desenfreno de los mercados y en el fondo puede que todo sea una crisis política: falta de liderazgo y un callejón sin salida pues no se vislumbra que vendrá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *