Mario Monti: a salvar la economía de Italia

Mario Monti y la economía

Mario Monti y la economía.

La nefasta era de Berlusconi, a pesar de las agónicas bravuconadas de quien ha dirigido el destino y las finanzas de Italia desde la más descarada corrupción, guiado sólo por la conveniencia personal, está siendo dejada atrás bajo la mirada aliviada de millones de personas convencidas de que no había otro camino para salvar a la economía del país de la quiebra.

Monti y la economía

Las circunstancias eran insoportables para los italianos, que ya estaban hartos de enfrentar cada día el oprobioso hecho de tener como jefe de Gobierno a una persona envuelta en oscuros casos de clientelismo político y, peor aún, corrupción de menores. Todo esto ha quedado atrás. Ahora es Mario Monti quien tiene las riendas de los destinos de Italia y como era de esperar su objetivo inmediato es apuntalar la débil economía del país.

Los principales problemas que deberá afrontar el nuevo primer ministro tienen relación con la obscena deuda pública del país y con el acoso especulativo de los mercados, que hasta unos pocos días no se fiaban de que Italia poseyese el dinero suficiente, además de la capacidad de maniobra, para cumplir con sus obligaciones con la Unión Europea. Los analistas ya han detectado algunas señales que parecen dar luces acerca de las medidas que Mario Monti llevará a la práctica para rescatar a la economía.

Según la información recabada por las agencias de noticias, se cree que el nuevo Ejecutivo está preparando un plan de ajuste del presupuesto que oscilará entre los 20 mil millones y los 25 mil millones de euros. Se trataría de una medida destinada a equilibrar el aumento de los costes de financiación derivados del aumento de la prima de riesgo que llegó a marcar a niveles históricos: la economía italiana la vio subir hasta los 570 puntos básicos.

Nadie está seguro de cuánto logre hacer este nuevo Gobierno; la manera en que ha nacido y las suspicacias que despierta en algunos partidos de oposición su anunciado perfil técnico, sumergen su supervivencia en la incertidumbre. Pero dadas las circunstancias es lo esperable. Lo importante es que la economía de Italia estará siendo dirigida por personas que dan mayores garantías a los inversores y a la Unión Europea. De lo que ocurra en el tiempo inmediato dependerá la suerte de toda la zona euro.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *