Ley de emprendedores, las PYMES y el IVA

Las PYMES y el IVA.

Las PYMES y el IVA. (Foto: Noticiasbanca).

Una de las cosas inexplicables dentro de la economía de España, especialmente si consideramos los discursos proselitistas que los políticos viene realizando desde mucho antes de que la crisis económica comenzase a hacer estragos en el país, es lo difícil que la legislación se lo ha puesto a las PYMES españolas durante años y, por lógica básica, a todos los que deseen crear una.

Hasta el momento son muchas las aristas que giran en torno a lo que cuesta levantar una pequeña o mediana empresa en España, especialmente si nos fijamos en los asuntos relativos a las diferentes tasas involucradas tanto en el proceso de creación de la PYME como en las que son obligatorias y se exigen periódicamente.

El IVA y las PYMES

En este contexto se entiende la modificación a la norma que regula el pago del IVA y que entrará en vigor en enero de 2014. Recordemos que hasta el momento los pequeños y medianos empresarios están obligados a entregar el importe correspondiente a este gravamen en el momento en que se emite la factura, algo absolutamente ridículo ya que son demasiadas las veces en que el emprendedor tiene que soportar que no le paguen su trabajo. Con la reforma, se supone, la situación cambiará: las PYMES sólo se harán cargo del IVA cuando hayan cobrado.

Sin embargo, y como sabemos que no todos tenéis claro cómo afrontar la nueva legislación (Ley de Emprendedores), a continuación entregamos tres conceptos que os conviene tener en mente en el instante en que el nuevo cuerpo normativo comience a regir:

  • Se trata de una materia en la que se puede optar: las PYMES que muevan menos de dos millones de euros y que no tributen utilizando el sistema de módulos, podrán elegir entre manejar su negocio utilizando la nueva legislación o la antigua.
  • Pago en la relación proveedor-cliente: con la modificación legal, en el caso de dos empresas que hagan negocio, le que vende un bien o servicio no ingresará el IVA hasta cobrar su trabajo, pero la que haya comprado no podrá deducir este impuesto hasta que no haya pagado su deuda.
  • Control de Hacienda: el cambio en la norma también implicará que el Estado aumente el control en las PYMES que se sometan a la nueva legalidad. Aumentará el papeleo y, probablemente, los costes de gestión.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *