Las ventajas del outsourcing: algo evidente que tal vez no veamos

outsourcingProcesosA la hora de exteriorizar algunas tareas para nuestro departamento de recursos humanos, es importante realizar un análisis del entorno interno de nuestra empresa y tener claro qué elementos nos están robando tiempo y cuáles debemos realizar nosotros mismos, ya sea porque nos convienen para transformar y hacer evolucionar la empresa, como para intentar no perjudicar ninguna parte del departamento en cuestión.

Pero también es importante valorar las condiciones actuales del entorno exterior del outsoucing, y qué mejor forma que conocer las tendencias y prácticas más comunes actualmente. Una vez hecho, puedes buscar y buscar opciones que te convengan, pero tal vez no sea necesario si conoces las posibilidades que ofrece Grupo Castilla, empresa consolidada cuyos servicios se adaptan a tus posibilidades. Puedes consultar qué tipo de gestión externa te conviene en esta web.

El outsourcing, una práctica predominante

Cuando se realizan encuestas o baremos para calcular la popularidad de la externalización de empresas, los resultados son claros: la mayoría optan por contratar servicios de outsourcing, y además, la mayoría para RRHH. Y no es de extrañar, si tenemos en cuenta las ventajas que desentraña esta práctica.

Para empezar, algo que debemos tener bastante claro es que conseguiremos una considerable reducción de costes, ya que por un pequeño desembolso tendremos más tiempo y recursos para gestionar cuestiones mucho más importantes. Pero es que además, conseguimos especialización en nuestro departamento de recursos humanos, y este aspecto nos hará desvincularnos de las similitudes de la competencia.

Por otro lado, la despreocupación es total, ya que un correcto servicio de outsourcing debe asumir los riesgos pertinentes a errores o malas gestiones. Siendo así, se antoja sumamente útil pagar cierta cantidad de dinero, y pasado cierto tiempo, seguramente hasta nos parezca muy económico. Eso sí, no te obceques con el tema económico, no es esta la prioridad de nuestros objetivos.

Para empezar, buscamos la mejora constante, el estudio exhaustivo de cada elemento de nuestra empresa para descubrir la forma de corregir errores y desmarcarnos de nuestra competencia. Solo así conseguiremos enfocar bien nuestra fijación por la externalización, ya que la rentabilidad debería mejorar si cubrimos el resto de elementos que, gracias a esta, tenemos tiempo de evolucionar.

Al final, este es un servicio que exige confidencialidad (no solo respecto a la competencia, sino en general), contacto directo y una cantidad de confianza mínima que nos permita desentendernos de las tareas contratadas. No tiene sentido externalizar ciertos trabajos si, al final, estamos pendientes de como otros las realizan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *