Las grandes constructoras, preocupadas por la situación del sector

Constructoras preocupadas por el sector construcción

Constructoras preocupadas por el sector construcción

David Taguas, presidente de la patronal de grandes constructoras SEOPAN, definió al momento actual del sector construcción “bastante delicado”, a la vez que agregó que en los últimos meses, la situación se ha vuelto “extremadamente difícil”.

Sobre-dimensión del sector construcción

Por medio de una entrevista, el responsable de la patronal comentó que antes de que se diera a conocer el recorte de 6.400 millones de euros en obras públicas, la construcción ya evidenciaba ciertos inconvenientes: el sector se encontraba sobredimensionado y con márgenes de beneficios reducidos. En la actualidad, además hay que sumar un “shock reducido de demanda y la nueva ley de morosidad”, que tendrá “efectos masificados y puede generar la desaparición de un gran número de empresas”.

Con respecto al empleo, el último ajuste en inversión pública provocará una pérdida de 72.000 puestos de trabajo a corto plazo. Si se extiende el análisis al término de dos años y medio (siempre de manera especulativa), se incrementaría hasta los 160.000 empleos.

Cabe recordar el aplazo de la reunión que los representantes de las grandes constructoras iban a mantener con el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero. La decisión estatal de cancelar la cita y, sobre todas las cosas, el no haber hecho públicos los motivos de dicha resolución, generaron un creciente descontento y una mayor preocupación entre los dirigentes del sector constructor.

Impulsar el PEI

Desde SEOPAN, se informó que “la mejor manera de solucionar los problemas ocasionados por el recorte de la inversión pública es la financiación privada de las infraestructuras”. En relación a este punto, se indicó que la inversión en infraestructuras “tiene un retorno fiscal muy importante: de cada 100 euros que se gastan el retorno fiscal es de 59”. Por esta situación, se aseguró que si el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI) lanzado por el Gobierno “se pudiera aplicar cuanto antes, no hubiera tantos gastos de dinero y supondría un retorno fiscal”.

El PEI establece una inversión cercana a los 17.000 millones en infraestructuras ferroviarias y carreteras entre 2010-2011, en la que los bancos no exigirán avales a las compañías concesionarias, dado que serán éstas mismas las que financiarán con recursos propios al menos el 20% de la inversión inicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *