Otro día de histeria en la bolsa

La bolsa en histeria

La bolsa en histeria.

Esta semana no puede terminar sin que volvamos a comprobar el estado de nuestra bolsa. Lo hacemos porque las últimas horas ha sido de pánico en el mercado bursátil; los acontecimientos se han precipitado como si los especuladores deseasen devorar todo lo que tenga relación con España, tan sólo un par de días ante de que –seamos realistas- el Partido Popular se alce con el poder y lleve a cabo una serie de medidas que probablemente los dejen sin excusas.

La bolsa

Casi nos vino un infarto cardíaco cuando comprobamos que nuestra prima de riesgo rompía la barrera de los 500 puntos, situándonos en zona de rescate, al más puro estilote Irlanda o Portugal y poniéndonos al nivel de Italia, aunque las diferencias entre las circunstancias de ambos países saltan a la vista. La bolsa, por supuesto, vio cómo el Ibex 35 se desplomaba. Y no podía ser de otra forma. Los especuladores jamás descansan.

Junto con esto, debemos recordar que la subasta de bonos de deuda a 10 años del jueves culminó con un saldo negativo para nosotros: las cotizaciones se cerraron con un 6.8% de interés. Y tal como ha sucedido a lo largo de toda la semana, sólo la intervención del BCE ha calmado los ánimos de las bolsas y ha hecho bajar la prima de riesgo hasta los 484 puntos básicos.

Al comienzo de esta jornada, el Ibex 35 comenzó su carrera en números rojos. Sin embargo, a la hora en que se escribe este texto sube un 0.57% y se coloca muy cerca de los 8260 puntos, aunque ya saben, cualquier cosa puede ocurrir en lo que queda del día. Pero más allá de estas coyunturas, el debate real se está dando en torno a los cambios en la estructura del BCE que muchos países proponen. Según el juicio en cuestión, la actual crisis de deuda y los vaivenes de las bolsas del continente han dejado claro la necesidad de una reforma del organismo.

Pero, como siempre, estas ideas cuentan con la decidida oposición de Alemania. Ángela Merkel se opone tenazmente a cualquier iniciativa que signifique dar más atribuciones al BCE, incluyendo en ella las materias que tengan que ver con la circulación del dinero al interior de la zona euro. Sin embargo, esta discusión recién comienza.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *