Las bolsas caen en la víspera de la reunión con Papandreu

Las bolsas caen

Las bolsas caen.

Estos días en que la economía de Europa muestra su lado más paranoico, se me hacen insufribles. Aunque las apariencias engañen y los expertos citen una serie de motivos relacionados con la rentabilidad, la seguridad para los inversores y las garantías de una banca sana para justificar la actual situación, está claro que la avaricia y la obscenidad inherentes al sistema son los factores que unifica todas las evaluaciones.

Caen las bolsas

No hay nada de sorprendente en que las bolsas del continente hayan retrocedido con respecto al respiro de ayer. Los inversores han vuelto a hacer gala de su infantil bipolaridad y el mercado bursátil ha acusado el golpe: el Ibex 35 ha caído un 1.08%, muy en la línea del continente. En tiempos desquiciados, todos somos esquizofrénicos.

Parece que la reunión tripartita entre Merkel, Sarkozy y Papandreu tiene a los inversores con el miedo brotando de los poros. Raro, considerando que por lo general este tipo de cumbres tiende a calmar la dinámica descendiente de las cotizaciones. Sin embargo, la convicción que existe en algunos en torno a una posible quiebra de Grecia agrega suspenso a una situación de angustia financiera.

A esta situación hay que agregar la ofensiva contra Francia iniciada por ese antro de especuladores llamado Moody’s, lo que adelanta días tensos para la banca francesa y para las bolsas del continente. Ya sabemos cuál será la actitud de los inversores y de los editores de los diarios más influyentes del planeta. Pero recuerden, esto es nada en comparación con lo que ocurrirá después de que los chinos se apoderen de las economías del plantea. Ya acreedores de la deuda estadounidense y de gran parte de la europea. El futuro es amarillo.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *