Mobiliario de hostelería: una inversión para tu local

Poner en marcha un negocio relacionado con la hostelería, la restauración o la venta de alimentos al por menor, al principio requiere de una inversión fuerte. Si el local no está en propiedad, los gastos de alquiler y luz son importantes, pero al menos son graduales. Sin embargo, acondicionar un local por dentro y equiparlo con todo el material necesario es un gasto importante para el que, paradójicamente, conviene no escatimar. Y la razón es que parte del éxito del negocio dependerá de lo bien acondicionado que esté y de la calidad del instrumental y el mobiliario.

Mobiliario de hostelería: una inversión para tu local

 

Invirtiendo en mobiliario 

Para poner en marcha un negocio de restauración, sobre todo si estamos hablando de un gastrobar o un restaurante, es importante dejarse asesorar por una empresa de muebles y menaje para restaurantes. Solo un auténtico especialista va a poder recomendarte lo que más te convenga, sobre todo cuando expliques tus necesidades concretas. Si estás buscando dar una imagen diferente a la clientela para que se sientan en un espacio distinto, para aumentar su comodidad o para distinguirte de la competencia solo con un vistazo, consulta primero y busca consejos.

También es fundamental tener una cocina perfectamente equipada con el instrumental adecuado. Estamos hablando de esa parte que normalmente no se ve de puertas hacia fuera, pero que a veces es lo que marca la diferencia a la hora de prestar un servicio de excelencia. Es decir, menaje de preparaciones, elementos de cocción y gran producción, dispositivos de refrigeración y congelación de gran capacidad, maquinaria de lavado, etc.

Y si es importante lo de dentro, qué decir de la imagen exterior. El mobiliario tiene que ser ante todo cómodo para los clientes, pero al mismo tiempo tiene que ser capaz también de generar emociones y sensaciones.  Un mobiliario de época o refinado no dice lo mismo que otro que tenga un diseño más vanguardista o con colores más fuertes, así que dependerá mucho de la orientación del establecimiento y el tipo de cocina que tengas en la carta.

Imagínate lo bien que quedan unas tumbonas en una terraza veraniega, unas elegantes sillas y mesas de estética vintage en un restaurante con clase o una decoración moderna para un local nocturno. La comida y la bebida también entran por los ojos y la primera impresión es muy importante para los clientes que se acercan por primera vez a tu local, ¡así que ya sabes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *