Ninguna novedad: el Ibex continúa su caida

El Ibex y su desastre

El Ibex y su desastre.

Este cuento es tan repetido que ya no sorprende. Y lo que es peor: enferma. El Ibex 35, que durante la mañana fue arrastrado por una inmensa marea de pérdidas pero que logró estabilizarse, no ha podido superar las cifras en rojo y se ha quedado ahí, en el lugar donde más les gusta a los especuladores.

Basta de malas noticias

El sólo hecho de referirme a este tema tan redundante me revuelve el estómago. Por supuesto, podéis suponer que la prima de riesgo también alcanzó niveles de espanto, igual como ha venido ocurriendo día tras día, semana tras semana. Hoy superó los 500 puntos, gentileza de la inoperancia de la banca y del desgobierno en Grecia, aunque posteriormente bajó hasta los 480, y el Ibex ha dado cuenta de todas estas tensiones.

El punto de inflexión vino durante las primeras horas de la tarde, cuando los inversores se enteraron de que el BCE tomó la decisión de detener las operaciones de política monetaria con algunos bancos griegos. Como consecuencia, el Ibex 35 se descomprimió bajando la presión sobre el sistema y cerró en los 6.611 puntos, tras un recorte de 1.33%.

Toda la jornada se resume en los recién expuesto. Y las que seguirán también, a menos que ocurra una de esas cosas poco probables, uno de esos acontecimientos que hacen que los especuladores vuelvan a su lodazal de oro y que la banca aplaque su incontenible avaricia. No hay ninguna novedad, sólo el desamparo y el cansancio profundo que causa la vida de un país que vive en un deja vù constante. Por sanidad mental, termino este post aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *