España: variación del PIB nula y el déficit estructural

Nula variación del PIB

Nula variación del PIB.

El futuro inmediato para la economía de España no es lo positivo que quisiéramos, pero en esto no hay sorpresa alguna. El epílogo que ofrece la actual legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero debe ser uno de los más tristes que se recuerden en la historia de nuestra democracia post Franco. Y para confirmarlo una vez más, hoy han aparecido dos informaciones indiscutibles relacionadas con el PIB y con el déficit estructural.

España, el PIB y el déficit

El INE ha publicado su avance de la Contabilidad Nacional Trimestral de nuestra economía y lo que se observa es puro estancamiento. Según estos números, el PIB de España creció en términos interanuales un 0.8% durante el tercer trimestre del año, en comparación con el mismo periodo del 2010.

Sin embrago, al introducirnos en la comparación intertrimestral la cosa cambia: la variación es de 0.0%, o mejor dicho, no existe cambio alguno. Estancamiento. Pequeños síntomas en la economía que “expertos” mal pensados pueden interpretar como el comienzo de una recesión. Nada que otros no hayan profetizado unos pocos meses atrás. Pero, como ya lo dijimos, esta no es la única noticia preocupante de hoy.

Ayer la Comisión Europea ya manifestó que no cree que nuestro país cumpla los compromisos de déficit y deuda pública. Las autoridades apoyaron sus afirmaciones con algunos números que  relejan hasta qué punto nuestra economía tiene comprometida su salud: los niveles de desempleo que obligan a gastar anualmente unos 30 mil millones de euros al Estado y el alza de los intereses de la deuda.

Sin embrago, lo que más ha influido a las autoridades económicas del continente es nuestro déficit, que ya ha sobrepasado el 4% en 2011. Esta cifra no parece que vaya a variar, al menos durante los dos próximos años. La Comisión Europea ha sido tajante al aseverar que el PIB nacional se verá seriamente comprometido si el próximo gobierno no toma medidas contundentes.

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *