España y su deuda pública: podría entrar en impagos

Foto: Morguefile

Foto: Morguefile

Aunque la percepción en algunos países de Europa y en casi todos los de América (sí, América no es un país, es un continente que alberga a varios Estados) es que la crisis económica se bate en retirada, para España las previsiones no son tan positivas.

La estructura de desarrollo económico implementada durante los años del dinero fácil, el conocido fenómeno del “ladrillo”, que no fue otra cosa más que la construcción de edificios de manera descontrolada y especulativa, ahora está pasando la cuenta.

Al explotar la burbuja inmobiliaria y destaparse los casos de corrupción relacionados con el mismo tema, la economía española experimentó las consecuencias de utilizar un modelo basado exclusivamente en la construcción.

Llegó la crisis de la banca internacional, la de las hipotecas basura, y España, de ser un país que genera empleo, se transformó en el paradigma de lo que no se debe hacer. Ahora, cuando desde el exterior llegan informaciones sobre economías estabilizadas y países que salen de la recesión, para España los anuncios no traen tranquilidad.

Hoy se ha sabido que Goldman Sachs ha recomendado a quienes tengan poder acreedor sobre la deuda pública española, contratar seguros que los protejan de eventuales situaciones de impago por parte del Estado Español.

Se ha recomendado a los inversores la compra sobre los bonos públicos a cinco años de nuestro país, de lo que los especialistas denominan con esa insoportable pomposidad angloparlante, credit default swaps.
Con este término se denominan a un tipo de póliza de seguro que protege a su titular de la posibilidad de impago subyacente. Se espera que durante el transcurso de este año, la percepción  de riesgo de la economía española suba, por lo que habrá que estar atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *