Siete claves para un Engagement efectivo gracias a la Gamificación

Gamificación y Engagement.

Uno de los conceptos que desde hace algún tiempo se ha hecho habitual dentro del mundo del marketing es el de Gamificación, es decir, el uso de la lógica y de la mecánica de los juegos en contextos que no tienen que ver con lo que se entiende por “lúdico”, por ejemplo, los negocios. Lo que se pretende es fortalecer el compromiso de los clientes con un producto determinado o, en el caso de los trabajadores, con un tipo de comportamiento.

Engagement y Gamificación: claves

Debido a su comprobada efectividad a la hora de fortalecer el mencionado compromiso de los consumidores con una marca determinada (Engagement), la Gamificación ha transformado en un elemento esencial no sólo de cara al cliente, sino que también frente a los propios empleados. Por lo mismo, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones de nuestros amigos de sociallocalmobile.es para hacer de este recurso un instrumento eficaz.

  • Crear las metas considerando los intereses de los usuarios. La Gamificación es distinta según el grupo al que se dirija, lo que exige conocer bien a ese público objetivo para que la meta establecida sea también un estímulo para participar del juego.
  • Priorizar las acciones que interesan que sean realizadas por el sujeto de destino. Como en el fondo se trata de cumplir objetivos relacionados con un producto, marca o estructura organizacional, es importante que ciertos aspectos de los juegos sean cumplidos lo más rápido posible.
  • Desarrollar un sistema de puntos que se construya sobre el valor de las acciones. Los puntos en disputa se tienen que repartir tomando como referencia la prioridad de las acciones que a la empresa le interesa que sean cumplidas y a la dificultad implícita en su realización.
  • Implementar diferentes niveles de dificultad en los juegos. Hay que mantener el equilibro: ni muy difíciles, ni muy fáciles. Así se evita el abandono de los participantes por frustración y por aburrimiento.
  • Recompensas. El usuario debe obtener un premio cada vez que supere un nivel del juego, independiente del que ganen una vez finalizado todo el proceso.
  • Crear una comunidad. Si los participantes se sienten parte de un grupo o una red colaborativa de usuarios, se sentirán más comprometidos con el juego.
  • Implementar un sistema que entregue feedback en tiempo real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *