Depósitos o cuentas remuneradas: ¿cuál elegir?

Depósitos o cuentas remuneradas.

Depósitos o cuentas remuneradas

En ocasiones, la existencia de mucha información sobre un determinado tema no significa que sea inteligible para la mayoría de las personas, algo que ocurre usualmente en los asuntos relacionados con los distintos productos de ahorro que existen en el mercado: la oferta es contundente pero poco clara, lo que hace que un número importante de personas tengan dudas acerca de la mejor forma de proteger y, al mismo tiempo, sacar rentabilidad de su dinero.

Depósitos y cuentas remuneradas

Cada banco intenta atraer a la mayor cantidad de clientes posible ofertando sus productos con gráficos, porcentajes y estadísticas, pero pocas veces se dan el tiempo para explicar de manera simple de qué se trata cada uno de ellos para que así las personas puedan decidir con seguridad cuál es el que más les conviene.
En este sentido, elegir los mejores depósitos bancarios es una de las dudas más frecuentes entre quienes buscan una alternativa conveniente para su dinero. Por lo mismo, a continuación os entregamos una breve definición de cada una junto con sus principales características.

  • Depósitos bancarios:

A la vista: la entidad devuelve parcial o totalmente el dinero del cliente cuando este lo solicite.
A plazo fijo o a corto plazo: en el primer caso, suelen durar entre 1 y 12 meses con renovación automática a vencimiento y ofrecen máxima rentabilidad sin riesgos; en el segundo caso, la rentabilidad es mayor (entre 5% y 11%) aunque el dinero se puede retirar sólo después de un tiempo determinado. El interés puede ser fijo o variable.

  • Cuenta remunerada:

Es un producto que se basa en la imposición de capital, lo que da al cliente disponibilidad inmediata sobre su dinero, permitiéndole efectuar extracciones y transferencias, entre otras operaciones. Eso sí, la rentabilidad no es muy grande aunque el riesgo es mínimo.
En cuanto a las ventajas y desventajas de cada uno de estos productos, los expertos coinciden en lo siguiente:

  • Cuentas remuneradas: las ventajas están dadas por la existencia de cierta rentabilidad mensual con liquidación de intereses, no hay operaciones riesgosas y permite domiciliar nómina y recibos sin importe máximo o mínimo. Las desventajas están dadas por su baja tasa de interés, baja remuneración y la diferencia de sus condiciones dependiendo de la entidad que la ofrezca.
  • Depósitos bancarios: su seguridad, rentabilidad y sencillez a la hora de tramitarlos, los vuelven productos apetecibles para una gran parte de las personas. Sin embargo, las altas penalizaciones que contemplan y la imposibilidad de disponer del dinero cuando se quiera, son un factor a considerar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *