Declaraciones de Olli Rhen, el payaso de turno. ¿Qué más quieren en Bruselas?

El payaso de turno

El payaso de turno.

El nivel de hartazgo al que está llegando la población de Europa no tiene precedentes. Al inmenso desprestigio en que están sumidas las instituciones continentales, a la antipatía generalizada que provoca la figura de Ángela Merkely a los continuos abusos a los que las autoridades que residen en Bruselas –patéticas parodias de los reyezuelos de siglos pasados- están sometiendo a la población, hay que agregar la ira contenida en todos los países que conforman la UE y que a duras penas se mantiene a raya.

Olli Rehn, el verdugo antropófago

Seamos francos. Es cierto que los niveles de déficit de países como España son graves y que durante mucho tiempo las autoridades permitieron que la economía del país creciera sobre una base de mentira (el ladrillo). Sin embargo, nada justifica el abuso del que estamos siendo víctimas por parte de los técnicos que deambulan por los palacetes que la Unión Europea mantiene en Bruselas con el dinero de todos nosotros.

Vivir mucho tiempo en la opulencia mal acostumbra a cualquiera. Y hacerlo cuando supuestamente se trabaja por el bienestar de todos y no sólo por el del puñado de especuladores, millonarios y banqueros que pagan los extras de navidad, no sólo aleja de la realidad, sino que corrompe lenta y solapadamente.Si viviésemos en tiempos menos “civilizados” hace tiempo que sus cabezas hubiesen rodado por el suelo.

Y es que después de leer las declaraciones que ha hecho Olli Rehn, comisario europeo de Asuntos Económicos, me queda la sensación de que este tipo de personas vive en un planeta donde los seres humanos se alimentan del aire, generan dinero a través del pensamiento y estimulan la actividad económica con sólo invocar unos pocos mantras. De otra manera no me explico la caradura que ha tenido al exigir al ministro de Hacienda de España, Luis de Guindos, más medidas de “consolidación fiscal”. Esto, en su lenguaje extraterrestre, significa más impuestos y más recortes (pensionistas, prepárense).

El mencionado funcionario europeo, otro de los lacayos de Ángela “Adolf” Merkel, se mantuvo impasible, hablando como si la población directamente afectada por sus dichos tuviera el poder de aumentarse el sueldo a voluntad, o mejor aún, controlase el poder para crear empleo por si sola. Y así, en ese mismo tono, continuó su perorata acerca de la contracción del PIB durante 2013 y 2014.

Frente a esto yo me pregunto, primero, si estamos siendo testigos de la profecía de un mesías dotado con el don de la adivinación, porque la verdad es que ninguno de estos personajillos ha acertado con sus palabras desde que comenzó la crisis. Ni ellos ni las agencias de calificación, las mismas que daban la nota más alta a Lehmann & Brothers semanas antes de que esta entidad se fuera por el conducto de las heces financieras.   Si dependiera de mí, hace tiempo que todos estarían despedidos sin derecho a paro. Y si mi carácter fuese otro, más de alguno estaría bajo tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *