Comienza la cumbre del G-20

Cumbre G-20

Cumbre G-20.

La semana que acaba de comenzar nos hará cambiar el foco geográfico de nuestra atención hacia Norteamérica, específicamente hacia México, país que acoge a la Cumbre del G-20. No es necesario poseer cualidades de adivinación para saber de antemano cuál será el tema que acaparará todos los debates: Europa y su proceso de metamorfosis.

Las dudas en el G-20

Tampoco hay que ser mago para saber que las primeras conversaciones han tenido que ver con la victoria en Grecia de los sectores proeuropeístas, aunque el mapa electoral de ese país se halla lejos de la estabilidad. Sin embargo, los resultados de ayer han conseguido descomprimir el ambiente, aunque las alertas en las bolsas de valores del continente continúan encendidas.

La reunión no depara un escenario fácil ni para Christine Ladarde, cabeza del FMI, ni para Ángela Merkel. Ambas están siendo testigos de cómo paulatinamente se forma un gran bloque de países que ponen cortafuegos a sus propuestas para salir de la crisis: a la primera, porque no cuenta con la confianza de Brasil, India y de otras nueva potencias mundiales; a la segunda, porque para ojos de muchos representa una manera fracasada de enfrentar la situación de la economía de Europa.

Por otro lado, la intención de dotar al FMI de más recursos para ir en ayuda de países que no tengan crédito en el mercado –o a Europa, dejando de lado los eufemismos-, topa con las reticencias de EE.UU. y Canadá, que se niegan a poner su parte de los 430 millones de dólares comprometidos por el grupo en abril.

Brasil e India, entre otras naciones, ponen como condición que la implicación en este esfuerzo sea compartida por todos, declaración que ha sido interpretada como mensaje claro a Alemania: se acabó el tiempo en que sólo unos pocos países regían al orbe. O se participa conjuntamente o las circunstancias se agravan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *