¿Cuándo es rentable la publicidad?

 

Si tienes una empresa y estás pensando en invertir en una campaña publicitaria lógicamente querrás saber si tu campaña será rentable. Es cierto que todo tiene su riesgo y que nadie puede asegurarte al cien por cien lo que vas a poder y no vas a poder conseguir con una determinada promoción o publicidad, pero siempre quieres tener una idea aproximada de qué es lo que puedes conseguir.

Por eso, lo primero que necesitas sabes es cómo medir la rentabilidad de la publicidad. Quizás creas que eso es fácil: si el aumento en las ventas supera lo invertido, es que es rentable. Si invierto una cantidad en displays publicitarios y anuncios y mis ventas aumentan más de lo que he invertido, he ganado.

Pero esto es simplificar mucho las cosas porque no todos los resultados de una campaña se pueden medir en aumento de ventas instantáneo. A veces, la publicidad lleva otros caminos cuyos resultados se pueden ver a medio o incluso a largo plazo.

Campañas orientadas a mejorar la imagen de una empresa

Un ejemplo de esto que hablamos son las campañas cuya misión es mejorar la imagen de la empresa. A veces, por la razón que sea, una empresa tiene una imagen de cara a los consumidores que no es la que desea. Puede ser por un error que se haya cometido o porque sin ser de manera consciente se ha ido transmitiendo una impresión equivocada. Incluso puede ser porque se quiera dar un giro y buscar otros sectores de público a los que conquistar.

Las campañas destinadas a mejorar la imagen o a cambiar la percepción que tiene el público no siempre logran aumentar las ventas de manera instantánea porque es un trabajo cuyos réditos llegan con el paso del tiempo y suelen merecer la pena. Es al cabo de cierto tiempo cuando habría que evaluar si la imagen de la empresa ha mejorado o a cambiado tal y como se pretendía.

Campañas para una fecha determinada

Las campañas de Navidad, de San Valentín y similares sí que precisan de objetivos a corto plazo. Se trata de aumentar las ventas para esa ocasión en particular y por tanto, si se mide exclusivamente en aumento de las ventas.

Normalmente, se realiza un estudio en el que se hace una estimación de cuánto se quiere llegar a vender, de cómo se pretende hacerlo y de cuánto se va a invertir en conseguirlo y a partir de ahí se trabaja en la campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *