Cómo convertirte en autónomo

Si estás pensando en desarrollar por tu cuenta una actividad profesional o bien estás dispuesto a emprender tu propia "aventura" empresarial, uno de los primeros pasos que tendrás que dar es convertirte en trabajador autónomo, lo que implica una serie de trámites administrativos, algo engorrosos, pero necesarios para que puedas ejercer tu profesión con todas las garantías legales, tanto para ti como para tus posibles clientes.

Igual que dedicas el tiempo necesario a planificar con detalle los distintos aspectos de tu futura actividad, tendrás que hacer lo mismo con los trámites indispensables para darte de alta como autónomo.

infojobs-freelance1_Ml

Los pasos a seguir no son tan complicados como parece y pueden resumirse en tres gestiones básicas:

1. Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Tienes que hacerlo en la administración de Hacienda rellenando el impreso correspondiente. Es importante porque en el IAE quedará registrada la actividad que vas a ejercer. Infórmate bien sobre cuál es el epígrafe que le corresponde a ese trabajo que vas a desempeñar. Si tu negocio supera los 100.000 euros de ingresos anuales, tendrás que pagar este tributo. Si facturas una cifra inferior no te costará nada pero en cualquier caso tienes que darte de alta.

2. Alta en el Censo de Hacienda. Rellenado un segundo impreso tu actividad quedará registrada en Hacienda y ya estarás más cerca de poder trabajar como autónomo y, además, ¡importante! de poder emitir facturas.

3. Alta en el Régimen de Autónomos de la Seguridad Social (RETA). Una vez realizados los dos pasos anteriores (con los impresos correspondientes) podrás dirigirte a la Tesorería de la Seguridad Social (en los 30 días siguientes) para quedar inscrito ¡por fin! como trabajador autónomo.

Con algo de tiempo y paciencia, hacer estas gestiones no te resultará demasiado complejo pero es importante que antes de hacer cualquiera de ellas te informes convenientemente sobre lo que implica cada uno de esos "papeles" que firmas.  Como autónomo adquieres una serie de derechos pero también de obligaciones. Ten claro, por ejemplo, que podrás emitir facturas pero, también, deberás elegir cómo realizar los pagos del IRPF o las declaraciones de IVA si en tu caso corresponden.

Si ejerces tu actividad de forma puntual (no es tu medio de vida) o si tus ingresos no llegan al salario mínimo, antes de hacer cualquier trámite asegúrate de que debes darte de alta como autónomo para poder facturar(igual no es imprescindible).

Dar los primeros pasos para convertirte en autónomo está a tu alcance pero estar bien informado sobre las distintas opciones es clave para hacerlo con todas las garantías de que tu proyecto será un éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *