La Comisión Europea y su plan de estímulo a la economía… para países que no lo necesitan

La Comisión Europea y su plan de estímulo.

La Comisión Europea y su plan de estímulo

Hay dos opciones en lo relativo a los mandamases de la Unión Europea: o tienen un sentido del humor realmente sádico, o son demasiado conscientes de a quién están sirviendo. De otra forma no se explique el mal chiste que han lanzado, como si estuviese entre sus funciones hacer burla de los perjudicados por la crisis económica.

La Comisión Europea y su delirio

Parece que la Comisión Europea muestra una disposición más que amistosa frente a la alternativa de implementar medidas de estímulo a la economía… siempre y cuando no estén dirigidas a los países que realmente lo necesitan. Raro, ¿verdad?

El asunto es el siguiente: las personas que se encargan de elaborar las políticas económicas de la Unión Europea se han puesto a trabajar en una fórmula que permita reactivar la economía del continente a través de una excepción al déficit que excluya del cómputo a las inversiones destinadas a fomentar el crecimiento de la economía.

A primera vista esto puede parecer una buena noticia, pero la verdad no lo es, al menos para los países que necesitan de este tipo de medidas más que otros: según la idea, sólo se podrán beneficiar de esta iniciativa los Estados que tengan sus cuentas en orden, lo que en la práctica los excluye a casi todos.

La excepción la conforman Luxemburgo, Suecia, Finlandia, Estonia, Bulgaria, Malta y, por supuesto, Alemania. Después de haberse conocido el contenido general de la iniciativa, lo único que se ha generado en el continente son preguntas acerca del mundo en que viven los economistas de la Comisión Europea.

Según los autores del proyecto, de aprobarse no se trataría de algo pasajero, por el contrario, sería una herramienta a la que más países tendrían acceso a medida que sus finanzas fueran reconduciéndose, por lo que no estaríamos frente a un disparate. Sin embargo, estas personas viven en tal nivel de irrealidad, que no se dan cuenta de la imagen que están proyectando.

En pocas palabras, con esta herramienta se daría la oportunidad de desviarse de las exigencias de déficit a los Estados con cuentas saneadas, siempre y cuando cumplan con las exigencias a mediano plazo.
Para nadie es un misterio que la Comisión Europea come de la turbia mano de Merkel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *