Cumbre de líderes de la UE: fracaso relativo

Rajoy y la cumbre

Rajoy y la cumbre.

Nadie puede decir que no lo esperaba. Estaba claro que en la reunión de líderes de la UE de ayer Mariano Rajoy no iba a lograr mucho. Y es que se trató sólo de pirotecnia, de voladores de  luces tras los que había sólo un número de peso: la presentación en sociedad de François Hollande y su primer enfrentamiento con Ángela “Lord Vader” Merkel. Todo bajo el disfraz de la economía, claro.

La economía y la cumbre

Los especialistas tienen que estar llenando las páginas de los diarios con sus análisis y proyecciones y, por supuesto, la bolsa de valores tiene que estar cotizando a la baja dado que no se logró el apoyo de Europa a la propuesta del presidente del Gobierno para que el BCE inyecte más liquidez no sólo a la economía española, sino que a la de todo el continente. Pero lo cierto es que para haber pronosticado esto no era necesario ser ningún “experto”.

Cualquier persona medianamente informada sabía que lo de ayer era puro formalismo. Se trataba de una cumbre donde no se tomarían decisiones pero que serviría para calibrar las posturas en torno a los caminos a tomar para frenar de una vez a la mafia que se esconde detrás de los ataques de los mercados.

Pero también había otra razón, una que dadas las circunstancias de la economía hizo más interesante la situación: el primer enfrentamiento oficial entre la canciller de Alemania y el recién  electo presidente de Francia. Ambos representan posturas disímiles y la cumbre del miércoles les sirvió para fijar estrategias con vistas a la próxima que se realizará en un tiempo más, que será cuando realmente se tendrán que adoptar decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *