Bankia y su problemática auditoría

Bankia y su auditoría

Bankia y su auditoría.

Pasan los días y el culebrón que está protagonizando Bankia continúa con nuevos y escabrosos capítulos. A la renuncia de Rodrigo Rato y a la certeza silenciosa de una intervención estatal, hay que agregar una información que se ha filtrado en las últimas horas, relacionada con las cuentas de 2011.

La auditoria

Al parecer, la empresa que acostumbra a realizar el examen de los manejos de dinero al interior de la entidad, llegó a la conclusión de que las cuentas correspondientes al año pasado fueron aumentadas artificialmente. Los números que fueron inflados son los que corresponden al Banco Financiero de Ahorros (BFA).

Esta institución es una matriz de Bankia que fue formada por Caja Madrid y Bancaja. Durante 2010 el Estado tuvo que salvarle el pellejo y para hacerlo les entregó exactamente 4.500 millones de euros a modo de  préstamo. Hasta el momento esta cantidad no ha sido devuelta, pero no nos engañemos: esto ya es una costumbre entre algunos representantes de la banca.

Volviendo a lo de las cuentas infladas, las informaciones aseguran que el desfase es de 3.500 millones de euros, una cantidad demasiado grande como para que sea asumida sin que alguien o algo (el Estado) meta las manos. En cualquier caso, y aunque se trata de un trascendido, la catástrofe en Bankia era inevitable a ojos de los expertos. Muchos de ellos aseguran que la participación de BFA estaba sobrevalorada en un 70%.

Ahora habrá que esperar a que la información se confirme.

Un comentario en “Bankia y su problemática auditoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *