El Banco de España pide “nuevas medidas”

El Banco de España exige nuevas medidas

El Banco de España exige nuevas medidas.

Las previsiones que los distintos actores económicos hacen para la economía española tienen un elemento en común: el pesimismo. Se trata, sin embargo, de opiniones que a pesar de apuntar hacia una dirección correcta, están movidas por fuerzas interesadas en que el descalabro de nuestro país sea total.

Los dichos del Banco de España

Todos podemos escribir folios y folios acerca de la seriedad del Banco de España y de las demás instituciones encargadas de dirigir nuestra economía. Coincidir en los discursos es fácil, pero no lo es tanto impactar en la población, ser lo suficientemente creíble como para que lo que se explique se tome en serio por la población.

Sin embargo, se equivocan aquellos que piensan que el Banco de España trabaja para salvaguardar a los currantes de nuestro país. Esta institución fue absolutamente pasiva con los bancos y cajas de ahorro que incurrieron en prácticas dudosas o que fueron gustosa parte de la orgía especulativa a la que nos sometieron.

Por eso, cuando desde el mencionado organismo nos dicen que lo más probable es que el déficit para este año (6.3%) seguramente no se cumplirá, hay que preguntarse primero quienes salen ganando con un hecho como ese. Como dije, tal vez sea cierto, pero la oportunidad y el tono dicen mucho de los intereses que subyacen.

Hay que reconocer que nos encontramos frente a un tercer trimestre malo en términos de actividad económica, lo que se refleja en que el PIB de España retrocedió un 0.4% en términos intertrimestrales. Sin embargo, el que el BDE ponga sobre la mesa a la frase “tomar nuevas medidas”, nos deja una sensación extraña en los labios.

En el fondo todos sabemos que cuando los economistas o los especuladores utilizan ese tipo de frases abstractas, esas que no dicen nada por no encender ánimos, por esconder lo que no se puede, todo en un vano por seguir engañando a un país que huele a kilómetros cuando le están metiendo el dedo en la boca, significa que se nos vienen encima nuevos recortes. Y las pensiones tienen cara de objetivo.

Lo que resta es prepararse y esperar que Ángela Merkel pierda las elecciones en Alemania el próximo año.

 

Fuente: agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *